jueves, 3 de noviembre de 2011

Bob esponja, icono del liberalismo.

Pues sí, realmente esta serie la podemos ver, aunando las experiencias y características de los personajes, como una serie de trazos liberales, sin quitar mérito, por supuesto, al humor de la misma, con muchos toques que solamente adultos (y seguramente no todos) pueden ver.

Vamos a analizar a cada uno de los personajes principales en relación con el liberalismo:

- Bob Esponja: El personaje principal. Individualista, ama su trabajo y quiere ser el mejor en el mismo, así como en cualquier otra empresa que se proponga. Podría ser rico si quisiese, ya lo demostró alguna vez, pero prefiere ser fiel a sí mismo y hacer lo que le gusta. No tiene miedo de arriesgarse en cualquier empresa que crea que merece la pena. Acepta consejos de los demás, pero al final es él quien se atreve y se decide (o no) por algo. A veces gana y otras pierde, pero ninguna de las dos cosas le impiden volver a intentarlo. No le importa ayudar a los demás, porque así se siente realizado. Tiene su propia escala de valores, y está orgulloso de ello. Pasaría por un protagonista de alguna de las novelas de Ayn Rand.
Bob Esponja

- Patricio Estrella: Aunque bastante simplón, tampoco suele dudar a la hora de iniciar cualquier empresa con su amigo Bob Esponja. Realmente es un personaje puesto para destacar por esa característica y hacer gracia, pero aún así también tiene retazos de liberalismo: no le gusta que le digan cómo tiene que hacer las cosas, quiere ser independiente y muchas veces quiere emular a Bob y ser como él, aunque no siempre lo consigue.
Patricio Estrella

- Eugene Cangrejo: Representa el capitalismo extremo. Solamente piensa en ganar dinero. Como a Bob Esponja, le salgan bien o mal las cosas siempre vuelve a intentarlo. Quiere ser un experto en lo que le apasiona (hacerse rico), aunque simplemente lleve un pequeño negocio. A pesar de que solamente le preocupe el dinero, en la serie no es puesto como un malvado, sino todo lo contrario. Bob Esponja lo ve como un héroe.
Eugene Cangrejo

- Arenita Mejilla: Inventora independiente, inteligente y activa. También es individualista, y quiere ser la mejor en lo que hace, en este caso inventar. No le preocupa lo que piensen los demás de sus inventos y actitudes, aunque sí, y mucho, que se entrometan en sus cosas, como cuando la gente quiere manejar sus inventos sin permiso. Tampoco le gusta creerse incapaz de hacer algo sin haberlo intentado.
Arenita Mejilla

- Calamardo Tentáculos: Es el típico socialista amargado. Se pasa el día huyendo de su trabajo y de sus responsabilidades. Piensa que la sociedad le debe algo, que debería estar en una clase social más elevada. Solamente trabaja o colabora si se le presiona, y lo mínimo imprescindible. Odia su trabajo, y siente envidia de Bob Esponja, aunque se niegue a admitirlo incluso ante sí mismo.
Calamardo Tentáculos

- Sheldon Plankton: Aunque este personaje quizá es el más estereotipado como "supervillano", también tiene ciertos retazos de socialismo: quiere vivir a costa de los demás (en este caso de la fórmula de las "cangreburger" de Cangrejo), igual que Calamardo cree que la sociedad le debe algo, es totalitario y quiere imponer su voluntad a los demás.
Sheldon Plankton

Además de los personajes principales, el propio entorno también es así. En muy pocas ocasiones aparece un "Estado" en la serie, aunque esto puede ser normal en series infantiles. Aún así, también podemos comprobar como todo el mundo es imperfecto, todos tienen defectos y virtudes en la serie, incluido el protagonista, y son defectos que afectan a su forma de ver las cosas y de actuar, al contrario que en muchas series infantiles "estereotipadas".

Como véis, aunque bastante camuflado, creo que realmente es así. Es una de las razones por las que me encanta esta serie. Las otras son su humor absurdo y sus guiños a ciertas cosas que, como dije anteriormente, solamente adultos serían capaces de ver.

1 comentario:

Angello dijo...

Muy buena nota